Cuando merecen ser castigados

Cuando merecen ser castigadosHay padres que son demasiado castigadores, aplican castigos a sus hijos, hasta sin que se lo merezcan como una forma de demostrar quién es el que manda en casa y que se tienen que obedecer las reglas de la misma, por eso surge la pregunta cuándo es que merecen ser castigados y de esa manera no ser tan castigadores con los niños, pero tampoco se trata de ser tan permisibles sino de mantener un equilibrio entre lo que se debe y no hacer en cuanto a su disciplina.

Cuando merecen ser castigadosA un hijo se le explica de forma clara de acuerdo a su edad, que es lo bueno y lo malo, que debe hacer y no, para mantener a papá y a mamá contentos. Las reglas de casa son como las de un juego, deben conocer las reglas del juego para no ser castigados, igual es en la casa. Y cuando no obedezcan se merecen un castigo de acuerdo a su edad. Puede ser físico o de otra índole.

Cuando se aplican demasiados castigos y de forma violenta en los niños, toman eso como una forma de conducta y es así, como él actuará en su desarrollo y crecimiento, apoyándose de la violencia para tratar a los demás. Porque ha vivido lidiando con eso desde que tiene uso de razón.

¿Cómo se deben castigar?

Cuando merecen ser castigadosCuando castigues a tu hijo, debes estar tranquilo en tu estado de ánimo, no lo hagas con cólera, ni dependiendo de cómo te sientas. Si el niño ha cometido un error y este demasiado irritado con él, es necesario que te calmes antes de aplicarle un castigo físico ya que le puedes hacer más daño del que te imaginas, castigándolo sin haberte controlado antes. Explican los expertos que cuando se está enojado, se obtiene más fuerza de lo normal, por lo tanto, si aplicas un castigo con tu fuerza, puedes causarle un daño irreparable a tu hijo y no podrás vivir tranquilo, el resto de tu vida. Practica el autocontrol y enséñale a tu hijo a controlarse también.Cuando merecen ser castigados

Evita gritarle y hacerle malas caras; cuando lo castigas gritándole es una muestra que no te puedes controlar a ti mismo y estas optando por un comportamiento que no está permitido ya que es muy negativo y así, es como el niño actuará. Para resolver un problema no hacen falta los gritos, sino la comprensión y la buena comunicación para llegar a un acuerdo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *